"El arte de imprimir en 3D"

Image

Desde que empezó a mostrar sus “personajes” en las redes sociales, la gente comenzó a contactarla para encargarle trabajos y felicitarla por la calidad de sus impresiones. Mariel Lluch estudió diseño y animación 3D, lo que colaboró para que investigue y se termine convirtiendo en una referente que trabaja con las nuevas tecnologías para darle forma y materializar diseños únicos de artistas digitales.

                                      

Fuera del precepto clásico, las creaciones artísticas de estos tiempos implican soltar el lápiz y el papel para agarrar el mouse y trabajar sobre una pantalla. Mientras cursaba el tercer año de la carrera, Mariel descubrió la impresión en tres dimensiones y quedó fascinada. Al tiempo, empezó a trabajar en el 3D Lab de Palermo donde en un año y medio adquirió la experiencia que le faltaba. Gracias a la buena repercusión que tuvo, decidió dedicarse a hacer servicios de impresión y fundó Wip 3D, con el objetivo de encarar un proyecto propio por el lado artístico.

 

Lo que más impacta de sus impresiones son los detalles: para lograrlos, el trabajo de post-producción implica mucho tiempo y paciencia.  La propuesta es que las piezas se vean como esculturas, que tengan un efecto visual fuerte y que se diferencien unas de otras. En un principio utilizaba resina, pero por cuestión de costos y calidad terminó trabajando con PLA (material biodegradable). Las piezas de mayor tamaño las imprime por partes y después las ensambla, por lo que no hay limites de espacio. Esos desafíos son los que más la motivan.

 

 

Hace un año y medio la contactaron del Gobierno Nacional para escanear el monumento de Colón; necesitaban digitalizar la base de la estatua que se había roto para que sirva como “molde” y después poder construirla nuevamente en cemento. Más allá del desafío, el trabajo fue enorme: tuvo que escanear 250 piezas, repararlas digitalmente, ensamblar el diseño e imprimirlo en tamaño pequeño. Como quedaron satisfechos, al año siguiente le encargaron lo mismo con el de Juana Azurduy.

El trabajo lo llevó a cabo con un Scanner Sense 3D porque según Mariel “se pueden hacer trabajos buenos con la tecnología más económica. Lo mismo sucede con las máquinas que utilizo, no son las más caras y los resultados son de calidad ”.

Dentro de sus próximos proyectos está  abrir un local a la calle para poder exhibir sus creaciones y generar un espacio donde los artistas digitales puedan familiarizarse con la impresión. “La idea es hacer una especie de museo de arte 3D, donde pueda mostrar los trabajos artísticos que hago. Además voy a poner impresoras funcionando para que vean cómo se materializan los diseños”

 

Descubrí más sobre Wip 3D en su sitio oficial: www.wip3d.com.ar


Comentarios de Usuarios